LA TERAPIA FLORAL DE ORQUÍDEAS CUBANAS

Es un método simple y natural de sanar a través de la utilización de ciertas flores de orquídeas silvestres. Los remedios, que tratan más los desórdenes de personalidad del paciente que la condición física individual. 

Inicialmente se elaboraron 7 orquídeas, con las cuales se trabajo un año en países como Honduras , Venezuela, Guatemala por médicos de familia logrando mejoría en pacientes con artritis, artrosis, depresión ,cefalea migrañosa entre otras patologías presentando los resultados en el forum de esas nacionalidades y hoy lo presentan en nuestro país por lo económico y beneficioso que resulta. 
 
En el 2004 se realizan 14 esencias de orquídeas y en el 2005 otras 16 algunas de ellas repetidas por lo cual hoy el set esta compuesto de 30 esencias de orquídeas realizadas en el orquídea río de Soroa Cuba. 
 
Tras muchos años de práctica en medicina convencional y en homeopatía, Edward Bach llegó a tomar conciencia de que lo que caracteriza los problemas físicos de las distintas personas no es tanto los muchos tipos de enfermedad existentes, sino las condiciones psicológicas que la generan. Y es en esto en lo que nos basamos para encontrar las orquídeas medicinales necesarias para cada persona. 
 
El hombre siempre ha hecho uso de la medicina herbaria y, hasta hace algunos años, todos los productos farmacéuticos se preparaban a partir de sustancias naturales. 
 
Los remedios de orquídeas al igual que los de Bach, no utilizan la materia física de la planta sino la energía esencial que se encuentra contenida en la flor. Esta energía sanadora se extrae mediante un proceso particular y se almacena en un líquido que la conserva. La delicada sustancia resultante se utiliza para tratar la causa de la enfermedad a un nivel sutil. Así pues, mientras la mayoría de las medicinas tratan los males del cuerpo con materiales físicos, los remedios de orquídeas al igual que los de Bach tratan aquello que no puede verse, o la causa psicológica, que esta detrás de toda enfermedad. 

En el campo de lo que popularmente se conoce como "medicina alternativa" hay otros modos de curar que están, en cierto modo, en afinidad con los descubrimientos del Dr. Bach y, en este punto, conviene subrayar que ningún método de curación tiene el privilegio de ser el mejor o el más efectivo; cada cosa puede ser apropiada en su modo particular de actuar. Parece, sin embargo, que los descubrimientos de Bach representan un enfoque revolucionario de la medicina que podemos resumir en el dicho: 'trata al paciente y no a la enfermedad'. Sea lo que sea aquello que el paciente está sufriendo en el cuerpo físico como enfermedad (ya sea asma o pie de atleta), la causa primera de ese estado puede ser erradicada si somos capaces de determinar y de contrarrestar el desequilibrio que se encuentra en la psique del paciente. Un ejemplo ilustrará cómo esta relación funciona en la práctica. 

Supongamos que dos personas que no están relacionadas entre sí reciben un fuerte shock. Una de ellas se ve implicada en un accidente de automoción y queda muy afectada, aunque no sale herida, pero en las semanas siguientes sufre de continuos dolores de cabeza y náuseas. La segunda persona de esta ficción es un banquero que sufre un brusco e inesperado cambio de fortuna en sus negocios financieros y que, al escuchar las malas noticias, sufre un infarto que resulta en una parálisis parcial del brazo derecho. Los tratamientos convencionales que podrían administrarse para estos dos casos de malestar físico serían, por lo general, diferentes. 

Pero si tratamos el estado psicológico de los pacientes veremos claramente que ambos están sufriendo las consecuencias de un shock, aunque la manifestación física sea diferente en cada caso. En estos casos, y siguiendo el método del Dr. Bach, administraríamos Star of Bethlehem que es el remedio para todo tipo de desgracias súbitas, shocks, trastornos y accidentes. Cuando el shock quede neutralizado, el efecto físico se disolverá y desaparecerá. De modo similar una persona que sufre de celos, de miedo, de autocompasión o de resentimiento puede manifestar ese particular estado psicológico con una amplia variedad de síntomas físicos. 

Así los celos pueden ser la causa originaria del cáncer o la pleuresía, o la autocompasión puede llenar a alguien de granos, causarle migraña o provocarle dolor de espalda. El malestar físico no es lo más importante; es el estado psicológico lo que debe ser tratado. Podría decirse que esta es una visión simplista de la enfermedad pero, citando al Dr. Bach, " realmente maravilloso es la simplicidad combinada con sus altamente sanadores efectos".y esto mismo sucede con las esencias florales de orquídeas de Soroa, Cuba. 
 
La pregunta capital es: ¿funcionan? y la respuesta es un 'Si' rotundo. Inevitablemente hay enfermedades que están más allá del alcance de esta forma de medicina, al igual que hay ciertos malestares y conflictos que encajan más con otros métodos de tratamiento, pero los remedios de orquídeas al igual que los de Bach pueden aplicarse muy bien en casi todas las circunstancias. 

Aparte de ser esta, una forma de medicina, sin ningún efecto secundario, que funciona muy bien en niños, animales, incluso en plantas, y son absolutamente compatibles con cualquier tratamiento o terapia, tanto alternativa como alopática. 
 
ES UNA TERAPIA FIABLE 
La terapia floral del Dr. Bach, se aplica desde hace 60 años. Existe mucha experiencia en su uso, así como numerosas publicaciones (ver bibliografía), que avalan su resultado. 

En 1983 la OMS. (Organización Mundial de la Salud) publicó un estudio dirigido a las administraciones sanitarias de sus estados miembros, recomendando explícitamente la terapia de Bach y otras terapias sucesivas como la de orquídeas. 
 
INSTRUCCIONES PARA EL USO DE LOS REMEDIOS 
Tómese una taza de agua y añádanse tres o cuatro gotas del frasquito de boticario que contiene el remedio, mezclándolo bien. Cuando el líquido se haya reposado, puede tirarse y mezclarse de nuevo; o si se prefiere guardarlo todavía un rato más, añádanse dos cucharaditas de coñac. No tiene ninguna importancia dosificar con toda exactitud las cantidades, ya que ninguno de estos remedios puede producir el menor perjuicio para la salud, aunque se ingieran en grandes cantidades; sin embargo, dado que basta con una pequeña cantidad del remedio, es más que suficiente preparar pequeñas cantidades. 
 
A los niños hay que darles una cucharadita del remedio, y para los mayores bastas con una cucharilla de café. En casos graves, una vez cada hora, y en enfermedades crónicas normales, aproximadamente cada dos o tres horas, repartiendo la toma durante todo el día, o con mayor frecuencia si el paciente tiene la sensación de que le ayuda tomar el remedio a intervalos más cortos. Cuando se produce la mejoría, ya no es necesario administrar la dosis con la misma frecuencia. Si el paciente está inconsciente, basta humedecerle los labios con el remedio. 
 

El Mundo de las Orquideas > Usos de las Orquideas > Orquideas Medicinales