La Foto de Orquidea del Dia: Ponerorchis graminifolia


Ponerorchis graminifolia

2 046'.jpg



  Reino: Plantae
  Filo: Magnoliophyta
  Clase: Liliopsida
  Orden: Asparagales
  Familia: Orchidaceae
  Género: Ponerorchis
 Especie: Ponerorchis graminifolia

Consejos de cuidado para las orquídeas Phalaenopsis

La phalaenopsis es una de las orquídeas más bellas y admiradas en todo el mundo.

Seguro que muchos de vosotros habréis recibido esta planta como regalo en San Valentín o alguna otra fecha destacada.

Aunque su cuidado no es difícil, tal y como se piensa equivocadamente, queremos haceros unas simples recomendaciones para que disfrutéis de esta variedad durante mucho tiempo y sin demasiado sacrificio.






Floración

En condiciones favorables las phalaenopsis viven entre 3 y 7 años, floreciendo dos o tres veces al año.

Su floración es muy duradera, las varas pueden soportar hasta treinta corolas y no empiezan a marchitarse hasta que no ha florecido el último capullo, lo que puede ser unos dos o tres meses más allá del comienzo de su floración.

Una vez todas las flores estén marchitas, es recomendable la poda, recortando el tallo por encima de la tercera o cuarta yema, de ahí empezará a brotar otro pedúnculo.

Un momento crítico para la planta es cuando los botones florales están hinchados, a punto de abrirse. Es conveniente no estresar la planta es esos días con cambios de ubicación, temperatura o humedad. Cualquiera de esos cambios puede conducir a la caída prematura de los botones, sin llegar a florecer.

Temperatura y Humedad

A las orquídeas phalaenopsis no le gustan las temperaturas extremas ni las corrientes de aire. Al contrario, se encuentra muy a gusto en sitios con abundante luz y humedad.

En circunstancias normales bastaría regarlas una vez por semana en invierno, aumentando la frecuencia en primavera y verano. La clave es evitar que la tierra llegue a secarse, sin tenerla siempre encharcada.

El agua de riego será mejor cuanto más natural. Si la del grifo es demasiado calcárea se puede recoger la de lluvia o utilizar un agua mineral neutra. Si el agua nos llega muy clorada podéis dejarla reposar varias horas y luego regar. Debe estar a temperatura ambiente.

Hay que regar sin mojar las hojas ni el centro de la planta. No se debe dejar agua estancada en el centro de las hojas, ni las raíces continuamente encharcadas, reconocibles por un color verde intenso. Tampoco es conveniente dejar agua en el plato.

Deberíamos tener especial precaución con la calefacción durante los meses de invierno. La orquídea podría encontrarse con un ambiente más seco, lo que podría perjudicarla. Nuestra recomendación es coloca la maceta sobre un plato con agua y guijarros de forma que la base del recipiente no se moje. Se pueden vaporizar de vez en cuando. Otra forma de facilitar el grado de humedad adecuado podría ser colocar varias plantas juntas, así ellas crearan el microclima adecuado.

Sustrato y maceta

La phalaenopsis tiene clorofila en sus verdes raices, las utilizan para realizar fotosíntesis. Es por ello que se venden en macetas transparentes o translúcidas, para facilitar que les llegue la luz. No las transplantéis a los clásicos tiestos de cerámica opaca, ni las cubráis con embellecodores que no permitan el paso de luz.

Estas orquídeas se ajustan bien a sus tiestos, aunque parezcan pequeños. Podría venirles bien un transplante cada dos o tres años, en primavera. Podemos eliminar con cuidado las raíces secas, prestando atención a que las raíces aéreas permanezcan así, no hay que cubrirlas.

Deberemos utilizar siempre un sustrato especial para ellas, normalmente a base de turba y cortezas de pino, dejando un buen drenaje.

Abono

El sustrato habitualmente utilizado es muy pobre en nutrientes, por lo que es bueno para la planta aportarle nutrientes a través de algún fertilizante líquido especial para orquídeas. Pero no os paséis con las dosis, podéis quemar las raíces.

Abonad siempre sobre el sustrato ya regado.

Su enfermedad más común

Una alta humedad, baja temperatura y escasa ventilación son las condiciones ideales para la proliferación de la bacteria Pseudomonas cattleyae, que ataca a casi todas las orquídeas pero que en las Phalaenopsis es mortal en pocos días. Produce la pudrición de las hojas conocida como “Brown spot” (Mancha marrón) ya que la infección aparece como spots traslúcidos y acuosos en las hojas.

Es una enfermedad muy contagiosa entre orquídeas, de manera que es conveniente aislarla de otras plantas como primera medida.

Lo más efectivo es cortar con una hoja afilada la porción de hoja infectada y colocar la planta en un lugar bien aireado, evitando al mismo tiempo el riego durante una semana ó hasta que se observe que la progresión de la pudrición se ha detenido.

Si hubiese raíces muertas (se las reconoce pues suelen estar “desinfladas” y ser de color marrón) hay que cortarlas utilizando unas tijeras que habremos pasado antes por la llama de una vela con el fin de esterilizarlas para evitar la transmisión de virus.

El Mundo de las Orquideas > Cuidado de Orquideas > Cuidado de Phalaenopsis 

La Foto de Orquidea del Dia: Coelogyne calcicola


Coelogyne calcicola 

7 Consejos Para Cuidar Las Orquídeas De Tu Jardín

Las Orquídeas como cualquier planta, tiene requerimientos que deberás atender para conseguir un buen crecimiento y una buena floración, que haga saltar de belleza el espacio que tienes decorado con ellas. El éxito con estas plantas dependen de que sepas como tratarlas desde el primer momento.

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que las Orquídeas son plantas diferentes al resto de las que conoces. Tienen necesidades diferentes, especiales, para su cuidado y cultivo. Vamos al grano:

1. Riega Tus Orquídeas siempre en las mañanas:

A las orquídeas no les gusta dormir mojadas. Si riegas en la tarde o en la noche las estas exponiendo a que se enfermen con hongos y bacterias.
La cantidad de agua depende del medio de cultivo donde esté creciendo. Generalmente, el coco y las raíces de helecho o materiales similares necesitan menos agua, porque retienen bastante la humedad.

2. Asegúrate que Tus Orquídeas están recibiendo la iluminación que realmente necesitan:

Dependiendo de la especie que tengas, deberás conocer la cantidad de luz que necesitan. Si no sabes, ofréceles una iluminación media y ellas se encargarán de decirte si es mucha luz o poca luz. Generalmente cuando las tienes en condiciones de mucha luz, se queman o se ponen amarillas. Cuando le estás ofreciendo poca luz, las verás de un color verde oscuro.

3. Revisa periódicamente a Tus Orquídeas para detectar problemas de plagas:

Esto es muy importante. Trata de revisar las hojas, las flores y los tallos de tus orquídeas, al menos una o dos veces por semana. Con esta sencilla práctica estarás previniéndolas constantemente de cualquier insecto que quiera dañarla.

4. Dale comida a Tus Orquídeas. Fertilizante.

Compra un fertilizante de lenta liberación (tiene forma de pequeñas esferas y lo puedes encontrar en las tiendas de jardinería). Aplica una cucharada de este fertilizante cada seis o siete meses.

Coloca una o dos veces por semana algún abono foliar tal como el 20-20-20 o alguno similar, que sea balanceado (la misma cantidad en los tres números).

5. Transplántalas cada dos o tres años.

Las orquídeas caminan por la maceta o tiesto. Cada cierto tiempo, se salen de ese tiesto y tienes que cambiarlas para que sus raíces no empiecen a sufrir y para que tu orquídea no pierda estabilidad.

6. Protégelas de la brisa.

Algunas orquideas detestan la brisa fuerte a su alrededor. En este caso, esta brisa las deseca y las marchita rápidamente. Evita las corrientes fuertes de viento.

A las vandas por el contrario, le encanta la brisa, haciéndolas desarrollarse y florecer muy bien.

7. Asegúrate si Tu Orquídea es terrestre o no. La mayoría de las orquídeas no se siembran en tierra, son muy pocas las Orquídeas terrestres. La mayoría de las que normalmente encuentras en las tiendas de jardinería o que te regalan, son EPIFITAS, no requieren tierra.

Ponerlas en tierra es hacerlas morir definitivamente. Hay otros cuidados que deberás tomar en cuenta…pero puedes ir aprendiéndolos poco a poco. Los que te he listado aquí son los más básicos que necesitas saber. Espero que este aporte en el día de hoy te haya servido…

Nos seguiremos viendo hasta entonces: Un saludo,