¿Cómo Son y Cómo Crecen Las Flores De Las Orquídeas?

A lo largo de este  minicurso has podido descubrir cada uno de los cuidados que requieren las orquídeas que coleccionas o que adornan tu casa. Ya sabes que cada uno de ellos es importante si quieres mantenerlas con flores bellas y un follaje exuberante.

Para seguir en esta aventura de aprender acerca de los cuidados de las orquídeas y para que continúes descubriendo aquellos cuidados imperdibles que siempre necesitarás a la mano, hoy te traigo algo más…

¿De que se trata? Pues ya lo verás:

Antes que todo, ¿recuerdas cuando hablamos de los cuidados que necesitan las flores de tus orquídeas para que te duren el mayor tiempo posible y puedas disfrutar de su incomparable belleza?

Pues bien, en esta lección extra aprenderás cómo son las flores de las Orquídeas, en que formas las podrás encontrar en tu orquídea y cuáles son las partes de las que se compone…

Comencemos ¡!!

Ya sabes que existe una gran variedad de orquídeas, las cuales podrían estar a tu alcance, para coleccionarlas o para decorar algún espacio de tu casa o jardín con ellas.

Sin embargo, aunque esto es así, no todas las orquídeas tienen flores con el mismo tipo de crecimiento, en pocas palabras, algunas tienen flores muy exuberantes y largas, mientras que otras son más cortas, pero de flores muy grandes.

En cualquier caso, si tienes pensado darle variedad a tu colección o vistosidad a cierto espacio de tu casa o jardín que quieres decorar, es importante que tomes en cuenta esas diferencias.

Concretamente, algunas orquídeas tienen sus flores formando racimos en donde se encuentran adheridas las flores individuales. En este tipo de plantas se pueden encontrar racimos pequeños no mayor de 12 pulgadas, hasta otros muy grandes que miden más de dos metros de largo.

Los racimos que miden más de dos metros de largo podrás aprovecharlos para adornar espacios un poco más grandes, que requieran orquídeas con ramos exuberantes.

Toma en cuenta que los racimos muy largos tendrás que sostenerlos con cintas para flores, varas de metal o utilizando otros métodos alternos que se te ocurran para que no se quiebren con su propio peso.

Entre las orquídeas que producen racimos podemos encontrar los dendrobiums, las phalaenopsis, los gramatophylum y las vandas, solo por mencionar algunos ejemplos.

Otras  orquídeas como las cattleyas, las laelias e híbridos producen  sus flores en grupos de 2 ó 3, por lo que estas te pueden servir para decorar espacios interiores muy pequeños o medianos, o también para rellenar huecos en espacios más grandes en exteriores.

Ahora Bien…Recuerda que las orquídeas que coleccionas o que usas para adornar tu casa, tendrás que moverlas, revisarlas o limpiarlas con alguna frecuencia. Esto ya lo aprendiste en las lecciones del minicurso.

En ese momento, hablamos que en la flor de las orquídeas debes cuidar mucho el labelo y el polen ¿recuerdas? Pero…dónde están ubicadas esas parte de la flor, cuando ves una flor de orquídeas cuál es el labelo y cuál es el polen? Bueno…mira la siguiente figura y descubrirás no solo esas partes sino toda la estructura de una flor de Orquídeas.
Es importante que antes de mirarla, sepas muy bien que esa estructura es la misma en todas las orquídeas, podrás verlas más o menos clara, con formas caprichosas y colores exóticos, pero…sigue siendo la misma estructura.

Veamos…

Mira a continuación cuáles son las partes de una flor de orquídeas. 



Como ves, las flores de las orquídeas constan de 5 partes, cada una de ellas cumple determinada función en la reproducción de estas plantas.

Recuerda nuevamente que hay dos partes que debes cuidar con celo:


El polen y el labelo o labio.

Debes cuidarlos porque la ausencia de cualquiera de ellos le indicará a esa flor que tiene que morir para producir un fruto.

¿Cómo? Si, recuerda que te lo dije en la lección 4 de este minicurso. En la naturaleza los insectos que visitan a las flores de orquídeas no pueden salir de allí sin antes recoger polen en su cuerpo, este polen es dejado en otra flor de orquídea, produciéndose de esta manera los cruces entre los cientos de miles de orquídeas que existen en la naturaleza.

Lo ves…? Si tú manipulas tus orquídeas y por desconocimiento le desprendes el labelo o el polen, estarás enviando una señal a tu flor para que muera y se convierta en un fruto. 
El resultado será una flor marchita que no podrás disfrutar en tu colección o como adorno en tu casa o jardín.

Más adelante, en otras entregas verás como puedes aprovechar el desprendimiento del polen en tu beneficio, tratando de imitar la acción de los insectos.

Espero que esta lección te haya gustado, aún nos quedan detalles por aprender…Espera la próxima lección…



El Mundo de las Orquideas > Cuidado de las Orquideas > Las Flores de las Orquideas