La orquídea tiene fama de ser una planta difícil de cuidar, sobre todo para hacer que florezcan una vez que han perdido sus primeras flores.

No se puede olvidar que hay muchos tipos de orquideas y por lo tanto es difícil dar consejos sobre su cuidado que sirvan para todas ellas.

Sin embargo hay géneros de orquideas que se consideran más fáciles de cuidar, como por ejemplo las Cymbidium, Phalaenopsis, Cattleya y Dendrobium. Puedes comenzar por ellas y poco a poco continuar con las que requieren mas cuidados.

Video con fotos de los diferentes tipos de orquideas




A continuación os mostramos algunos consejos básicos sobre como cuidar orquideas que son aplicables en la mayoría de tipos de esta especie.

Cuidados de las orquideas

Iluminación
La mayoría de las orquídeas necesitan un lugar bien iluminado pero sin que le de el Sol directamente. Para tener la luz necesaria dentro de casa, las orquideas deben estar cercanas a ventanas o puntos luminosos. La orientación sur es preferible a otras orientaciones. Unas 4 horas de Sol al día bastan para tener un buen porte. Las hojas, normalmente de un tono verde oliva, nos mostrara si la orquídea está recibiendo la luz adecuada o no. Las hojas oscurecen ante una luminosidad deficiente y amarillean con el exceso de luz.

Humedad
Como norma, las orquídeas necesitan bastante humedad ambiental. Las calefacciones y aire acondicionados de las casas pueden acabar con nuestra planta. Es aconsejable poner recipientes con agua cerca de las plantas y pulverizar hojas y raíces habitualmente (nunca las flores).
Ubicación
A las orquídeas no soportan los ambientes cerrados o contaminados y es conveniente tenerlas en un ambiente aireado sin que le de corrientes de aire directas, que son perjudiciales para sus flores y capullos.
Temperatura
La temperatura óptima de las orquídeas cambia de especie a especie pero por norma podemos afirmar que todas las orquídeas, siendo plantas tropicales, necesitan calor. Las temperaturas óptimas serian unos:
- Temperatura máxima día: 28 °C
- Temperatura mínima noche: 10 °C

Tipo de tierra
Requieren un sustrato ligero y bien aireado, con un buen drenaje. Si el drenaje no es bueno y la tierra no esta bien aireada, las raíces de la orquídea pueden pudrirse con facilidad y ocasionar la muerte de la planta. Para no fallar, lo mejor es usar los sustratos especiales para orquideas que se comercializan.

Como regar las orquideas
Se debe regar moderadamente y se debe dejar secar el sustrato entre riegos. El agua estancada es fatal: asfixia la planta y terminan pudriéndose las raíces. Las orquídeas soportan mejor periodos de sequía que el exceso de agua. Es preferible que el agua no tenga cloro y no sea un agua dura (con mucha cal), por lo que la mejor seria el agua de lluvia. También es importante utilizarla a temperatura ambiente.

Como abonar las orquideas
Existen en las tiendas abonos especiales para orquídeas que deberemos utilizar según las dosis indicadas, ya que un exceso de abono quemaría las raíces y mataría la orquídea. Es importante abonar la orquídea con el sustrato húmedo y no dejar nunca secar completamente el sustrato para evitar la concentración de minerales y nutrientes.

Podar
Una vez terminada la floración de la orquídea podemos proceder a podar las varas florales. También se puede dejar que la planta de manera natural siga creciendo a través de estas varas o las seque para sacar nuevas.
Al podar favorecemos una nueva floración. Para hacer la poda contaremos desde donde nacieron las flores hacia la base tres o cuatro nudos y cortaremos por encima de uno de ellos. Haremos un corte limpio y transversal con una tijera de podar o navaja.

Como transplantar una orquidea
Trasplantar cada 1-2 años, para renovar el sustrato. No hace falta aumentar el tamaño de la maceta a menos que queramos el desarrollo de otros bulbos.